Rosa Amelia Hernández, voz contra el despojo

AA

“Rosa Amelia Hernández vive en Planeta Rica, Córdoba. Tiene 60 años, cuatro hijos y un esposo pensionado. Aunque nunca estudió Derecho ni Psicología, desde que fue desplazada en 2007, ha dedicado gran parte de su tiempo a escuchar los duros relatos de otras víctimas del conflicto de esa zona y a brindarles ayuda legal para que puedan recuperar las tierras que les arrebataron los paramilitares. Sin proponérselo, Rosa se convirtió en mensajera de otras víctimas y tiene el valor de hablar en medio de un contexto en el que muchos han decidido rendirse ante el miedo y guardar silencio”. De esta manera La Silla Vacía presenta a la protagonista del Proyecto Rosa, con el que buscan visibilizar en todo el país el caso de esta mujer y, con ella, la lucha de las víctimas.

Rosa Amelia Hernández y la Silla Vacía fueron invitados al foro Antioquias: colonizar, demarcar y legitimar, realizado el pasado miércoles 17 de julio en el Museo como parte de la programación académica de la exposición Antioquias. Diversidad e imaginarios de identidad.

El foro también tuvo la participación de Lucela Gómez y María Teresa Ardila, pertenecientes al Instituto de Estudios Regionales (Iner), y de César Augusto Lenis, investigador de la Universidad de Antioquia. Ellos abordaron temas como la expansión territorial ligada al despojo y al conflicto, especialmente en el caso de las mujeres, así como los límites geográficos de Antioquia. (Vea aquí una galería de fotos del evento)

Rosa Amelia Hernández estuvo acompañada durante su presentación por Olga Lucía Lozano, directora creativa de La Silla Vacía, y contó con la moderación de Catalina Cruz, de la Coorporación Región.

Aprovechando su estancia en la ciudad y su participación en el foro,  la lideresa contestó algunas preguntas sobre su tarea a favor de las víctimas

–  La primera vez que fue contactada por la Silla Vacía, en junio de 2011, usted sintió miedo de hablar y prefirió guardar silencio, pero un año después de eso, cuando fue contactada de nuevo, usted afirmó que quería denunciarlo todo, ¿qué pasó para que su posición cambia

Porque estaba cansada de muchas injusticias, de estar siempre escondiéndome y callando. Yo dije: “Si me van a matar que me maten, pero yo no voy a tolerar más injusticia”.

Usted ha logrado una importante visibilización gracias al Proyecto Rosa, ¿siente que tiene una responsabilidad por esto?

Sí, uno tiene mucha responsabilidad. Siempre estoy con la verdad, si puedo ayudar digo sí, pero si veo que no, pues no ayudo. Hago lo que esté a mi alcance. Yo no le prometo nada a nadie porque yo no tengo nada que darle.

– Además de La Silla Vacía, ¿se ha sentido respaldada y apoyada por otros medios de comunicación?

No, no he tenido apoyo de ninguno de los otros medios de comunicación. Yo siento que ellos tienen compromiso con el gobierno. Por ejemplo, en el municipio de Planeta Rica, Córdoba, donde vivo, los medios de comunicación nunca me hacen una entrevista porque yo siempre digo la verdad, y eso no les conviene.

Ellos le preguntan a uno y quieren acomodar las cosas como más les convenga, buscan tener una noticia, pero no están comprometidos con la causa.

– Uno de los objetivos del Foro Antioquias era reflexionar sobre el papel de la mujer en el conflicto colombiano  y la lucha por el territorio, ¿cuál piensa usted que es ese papel?

La mujer en el conflicto es la más perjudicada, porque les viven asesinando los esposos, los hijos, y ellas se quedan solas con ese problema de luchar, y se quedan sin apoyo porque las discriminan por ser mujeres, por ser víctimas, por ser desplazadas, por ser negras, por todo.

La mayoría de las mujeres no denuncian por miedo, porque no hay garantías y nadie se quiere exponer. Pero las mujeres a veces somos un poquito más valientes que otros. Yo me he atrevido a hacer tantas cosas que he tenido represalias, pero me da igual, porque yo nací para morir.

– En los años recientes, el gobierno ha mostrado interés por las víctimas del conflicto colombiano, ¿le parece que este interés ha sido suficiente y ha tenido un impacto real?

La violencia se acabará cuando haya justicia social, cuando haya inversión social, mientras tanto nada va a suceder. ¿Qué se hace con todas las leyes que han salido si no le dan cumplimiento? Mientras que el gobierno no las haga cumplir no va a haber nada, así de sencillo.

– Usted ha dicho que las víctimas no son solo víctimas, sino que también han sido revictimizadas, ¿cuáles son esas prácticas de revictimización?

Por ejemplo, va una mujer que la han violado a denunciar, y le responden: “¿No será que usted provocó a esos tipos?”. ¿Qué es eso?, revictimización. Las víctimas tenemos heridas que de pronto han cicatrizado, pero si usted vuelve y toca esa herida y la maltrata, eso duele.

– ¿Cómo evaluaría su participación en el foro Antioquias? ¿Cuál considera usted que es la importancia de estos espacios de reflexión?

 Para que todo el mundo se dé cuenta de la realidad de nuestra situación. Yo nunca había recibido una invitación sin condiciones, porque casi siempre que te invitan te dicen que tienes que decir esto, o esto otro, y en el Museo no, yo hablé, pude expresarme. Estoy muy agradecida con el Museo.

Compartir
Publicado: Julio 22/2013
Todo Noticias Eventos El Citófono Simposios Exposiciones El Museo
Año Mes