Del 12 de Junio al 18 de Agosto
Horarios y Tarifas
  • Lunes a sábado
    10 a.m. a 5:30 p.m.
  • Domingos y festivos
    10 a.m. a 4:30 p.m.
  • Visítenos »
"Mapa", de Carlos Uribe.

Carlos Uribe

AA

El horizonte actualizado 

Revisar desde la actualidad a “Horizontes”, la famosa pintura de Francisco Antonio Cano, es la propuesta con la que Carlos Uribe participa en Antioquias. Diversidad e imaginarios de identidad. A partir de su mirada, aparecen problemáticas como el narcotráfico, el desplazamiento o la explotación de los recursos naturales.

Carlos Uribe es artista e historiador. Fue director del Centro Cultural Moravia y, en la actualidad, director del Museo Casa de la Memoria.

– ¿De qué se trata la obra con la que usted participa en la exposición Antioquias?

Fui invitado para mostrar tres versiones que he realizado de “Horizontes”, y que en la exposición están puestas en el mismo espacio en el que está el cuadro original.

La primera versión se llama “Horizontes 1999”, que fue el primer comentario que hice sobre la obra original de Cano. Hice una cita muy directa a la pintura, tratando de engañar al espectador para que pensara que es la obra original.  El cuadro real es de 1913, mi propuesta es de final de siglo, de 1999, y presento la problemática de los cultivos ilícitos. Cambio la ubicación de esos campesinos esperanzados en un horizonte, por una pareja de desplazados donde el trasfondo del paisaje se convierte en un problema.

Otra versión es de 2010, se titula “New horizons”, y plantea, a través de una imagen tomada directamente de un video de Pablo Escobar, en la que él sale literalmente enseñando el horizonte, una relación con el cuadro original para crear una nueva dimensión del contexto político, social y económico de Antioquia.

También hay una nueva versión que se titula “Horizontes 2013”, realizada cien años después de la obra original de Cano. Es una pieza muy sencilla: un dibujo con carboncillo y carbón vegetal. Es el origen del paisaje: el vegetal mismo, pero se convierte en trazos que muestran el final del paisaje a través del bosque quemado.

Adicionalmente, tengo en la Sala Temporal Sur una pieza que indaga sobre los imaginarios de Antioquia. Se titula “Mapa” y es una piel de cerdo que, aunque no es literalmente un mapa, está exhibida y crea una imagen de territorio a través del tocino. Tomo la piel de cerdo como un elemento cercano a la tradición antioqueña, como elemento básico de la alimentación.

– ¿Cómo piensa que los conflictos y las problemáticas sociales a los que alude su obra han afectado la idea de antioqueñidad?

La historia está en permanente reescritura, en permanente transformación, en permanente pensamiento. Pienso que hoy los investigadores sociales y los artistas no tenemos una mirada tan nostálgica de la historia antioqueña y de los contextos de raza, identidad y construcción social, sino que lo vemos de una forma más amplia y compleja, con la presencia del narcotráfico como una nueva forma de colonización, no solo del territorio antioqueño sino de Colombia y del mundo.

– ¿Qué opinión tiene del planteamiento curatorial de Antioquias?

Me parece muy bien que optaran por la lectura de las artes visuales contemporáneas y el arte sonoro, la instalación, el video, documental, entre otros, para confrontar un poco las versiones oficiales o la exaltación misma de la historia. Hay una mirada consecuente con los nuevos imaginarios y una posición crítica.

Patrocinan
EPMFundación Fraternidad MedellínGobernación de AntioquiaMinisterio de CulturaPublik
Apoyan
Art HotelCas MobiliarioEafitEfectimediosMelborpMetro de MedellínAlcaldía Medellín Oficial
  • Memorias
  • Contenidos Relacionados